Qué es un armario «cápsula» y como crear uno sostenible

Con la llegada de Septiembre y la temporada Otoño/Invierno a la vuelta de la esquina, tendemos a adquirir prendas nuevas para renovar el armario y tenerlo preparado cuando el frío empiece a manifestarse. Estamos siempre al corriente de las últimas tendencias porque no queremos quedarnos sin ellas. Y es que el auge de la moda actual low cost ha dado paso a una industria compulsiva y llena de excesos, capitalizando las tendencias de corta duración y empleando mano de obra barata.

Este concepto conocido como fast fashion además de ser poco ético debido a las condiciones inhumanas que sufren los trabajadores de la industria textil, principalmente de países subdesarrollados, es también desfavorable y perjudicial para el medio ambiente, ya que alrededor de 900.000 toneladas de residuos textiles terminan en vertederos cada año o son incinerados siendo responsables de gran parte de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

 

 

A medida que crece y se difunde la información acerca de estas prácticas negativas de la industria textil sobre los factores humano-ambientales, la sostenibilidad está ganando fuerza y cada vez son más los consumidores que apuestan por una moda consciente, saludable y responsable.

Existen distintas formas de ser sostenibles con las compras y si lo que queremos es renovar el armario para esta nueva temporada, empezar a invertir en prendas de calidad y versátiles no solo nos ahorrará una gran cantidad de dinero y de tiempo, sino que además estaremos contribuyendo al cambio hacia un modelo de negocio mucho más ético.

 

Hupit, Maun Coat (195€)

La idea es que a partir de la adquisición de este tipo de prendas podamos empezar a construir un armario «cápsula», que con piezas básicas, funcionales y atemporales permitan crear múltiples combinaciones para múltiples ocasiones, evitando llenar el armario de cantidades de ropa que en muchos casos casi nunca utilizamos. La definición de armario cápsula ha ido evolucionando a través de los años desde que en 1973 Susie Faux acuñó este concepto a una colección en la que pretendía demostrar que no era necesario comprar ropa nueva constantemente y que con tan solo un número limitado de piezas (no más de 40) eran más que suficientes.

 

Su filosofía se basa en priorizar el «menos es más» y la idea de sostenibilidad, promulgando así el consumo prudente y responsable con el objetivo de descartar todo aquello que no usamos y que tampoco nos reporta felicidad. Puedes empezar por hacer una lista para quedarte con las prendas que sabes que vas a utilizar y retirar lo que no te guste o esté desgastado. Una vez seleccionado puedes añadir las piezas que creas necesarias para cada temporada (recuerda que no más de 40), que coordinen con lo que ya tenemos asegurándonos de que prevalezcan vigentes durante mucho más tiempo y podamos realizar infinitas combinaciones entre ellas.

Hupit, Aro Pants (74€)

Hoy en día existen una gran variedad de opciones y de marcas que han querido desmarcarse de esta moda perjudicial y consumista y apuestan por prácticas transparentes y sostenibles, uso de textiles orgánicos y un comercio justo. Como Hupit, donde toda la ropa está creada con materiales ecológicos y libres de tóxicos, con el objetivo, no solo de crear ropa saludable para el planeta, sino también para las personas.

Si bien es cierto, este tipo de artículos de marcas éticas pueden tener un precio más elevado que los de las cadenas fast fashion, pero generalmente la calidad es mucho mayor y, aun con el uso y el paso del tiempo, serán mas duraderas y por ende el coste económico a la larga será menor.

Es posible que al principio la idea de reducir tu armario a 40 piezas (incluyendo zapatos y accesorios) te parezca demasiado limitado, sin embargo esto te obligará a experimentar, ser más creativo con lo que tienes y a prolongar la vida a las prendas.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.