El verdadero coste del fast fashion

La industria textil es la segunda más contaminante del planeta, solo por detrás de la petrolífera. Cada año se venden aproximadamente 80.000 millones de prendas en todo el mundo. El alto consumo de fast fashion está agravando este problema cada vez más, lo que implica un gran impacto medioambiental, que acaba afectando a nuestra salud.

Desperdicio

Las marcas de fast fashion crean colecciones sin parar con el objetivo de incitar a los consumidore
s a comprar cada vez más y así estar constantemente renovando sus armarios. Este alto consumo, junto con la cada vez peor calidad de las prendas, y la alta producción de las empresas hacen que cada vez sea mayor el número de ropa que acaba en vertederos.

Sólo en 2013, en Estados Unidos se produjeron 15,1 millones de toneladas de desperdicios textiles y casi el 85% fue a parar a vertederos de basura, de acuerdo con la Agencia para la Protección del Medioambiente de Estados Unidos (EPA). De media, cada ciudadano tira a la basura más de 31 kilogramos de ropa y otros textiles al año, lo que equivaldría a unas 200 camisetas al año.

Este alto número de desechos textiles, en parte se debe a que cada vez la ropa es de peor calidad y dura menos lavadas. Además del constante cambio de temporadas, que hace que las marcas y minoristas tengan que deshacerse del stock rápidamente. Eso lleva a bajar mucho los precios y a la compra descontrolada por parte de los consumidores. Lo que no se vende, es llevado a países en vías de desarrollo o acumulado en vertederos, que provocan un gran impacto negativo en el medio ambiente.


Contaminación

Estas toneladas de prendas que acaban en vertederos, en su gran mayoría no son biodegradables (materiales sintéticos como el poliéster o el nylon) ya que materiales naturales como el algodón o el lino, se han sustituido por fibras sintéticas derivadas del petróleo con el fin de abaratar costes y aumentar la producción. Estos materiales no solo son malos para el medio ambiente (ya que al lavar las prendas o en el proceso de fabricación de las fibras, pasan al agua y de ahí a la tierra), sino que también lo son para nuestra salud. Estas fibras sintéticas son disruptores hormonales que producen desequilibrios en nuestro sistema endocrino. Los tintes utilizados suelen estar llenos de químicos tóxicos para nuestro cuerpo, mayormente de metales pesados que afectan a nuestro sistema nervioso.

 

Tóxicos

Un estudio realizado en 2013 por Center for Environmental Health, revelaba la presencia de metales pesados, sobre todo plomo, en numerosas prendas de ropa vendidas por marcas fast fashion. Los niveles de plomo de la ropa en este estudio variaban según el color de las prendas analizadas, ya que algunos colores contienen más plomo que otros para asegurar una correcta fijación del color y que no cambie con las lavadas. En los tintes artificiales también podemos encontrar mercurio, arsénico y otros metales pesados y aditivos químicos responsables de numerosas reacciones alérgicas, alteraciones hormonales o neuronales.

Explotación laboral

Detrás de la moda fast fashion también existe explotación laboral, que en ocasiones puede llegar incluso a esclavitud. Estas empresas subcontratan fábricas de producción en países asiáticos en los que pagan alrededor de dos dólares al día a sus trabajadores, los cuales realizan jornadas laborales de hasta 18 horas.


Necesitamos un cambio

Es necesario que las marcas de
moda se replanteen sus valores, pero como consumidores o usuarios, también deberíamos preguntarnos: ¿Es realmente la moda fast fashion o low cost tan barata como creemos? Tenemos que conocer el alto precio que estamos pagando por ella, la contaminación, la destrucción, la crueldad y la toxicidad. Si nos hacemos conscientes de lo que hay detrás de la ropa que compramos y nos preocupamos de saber de donde viene, podemos hacer mejor nuestras elecciones a la hora de comprar. Al menos serán elecciones más informadas y conscientes. Entre todos podemos hacer pequeños cambios que generen grandes avances.

Lo que está claro es que el mundo de la moda necesita urgentemente un cambio y poco a poco está pasando. Ya hay cada vez más gente consiente de esta necesidad y desde Hupit queremos contribuir a este cambio. Por eso, nosotros tenemos claros nuestros valores: Eco, Cruelty Free, Sostenible  y Saludable.  Centramos todos nuestros esfuerzos en reducir nuestro impacto en el medio ambiente y en cuidar de nuestro planeta y de las personas a través de nuestras prendas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.